Carta de Clarita y Edgardo Bernal en tiempo de pandemia…

En este peculiar momento que todos estamos viviendo, la pareja responsable del Movimiento de los Equipos de Nuestra Señora, Clarita y Edgardo, dirige unas palabras a todos los miembros de los Equipos, a través de una carta que fue enviada a los líderes de las Suprarregiones y Regiones del mundo, y que compartimos aquí.

 

Clarita & Edgardo BERNAL

Bogotá, marzo 18 de 2020

 

Queridas parejas y consiliarios espirituales del colegio Internacional de los Equipos de Nuestra Señora:

Como pareja responsable del movimiento de los Equipos de Nuestra Señora, en estos momentos de zozobra, queremos dirigirles unas palabras, invitándolos a compartir una sencilla reflexión que escribimos desde nuestro corazón. Acabamos de retornar de Paris, después de haber vivido unos días difíciles que en pocas líneas les participamos: En el día de ayer teníamos programado dar inicio a nuestra quinta reunion presencial del ERI en la ciudad de Lomé, Togo, y el día jueves de esta semana, el encuentro del ERI con la Súper Región África Francófona que terminaría el próximo domingo,  evento que hace más de seis meses venía siendo preparando con mucho amor y entrega por nuestros hermanos africanos. Como es habitual, antes de cada reunión del ERI, con nuestros secretarios Paola y Giovanni Cecchini, debíamos ir previamente a Paris, donde además de terminar de preparar el material de la reunión, llevaríamos a cabo el trabajo administrativo que nuestra responsabilidad implica y sostendríamos reuniones con movimientos hermanos como lo son los Intercesores y la Asociación de Amigos del Padre Caffarel de la que, yo Edgardo, soy presidente.

El primer caso de Coronavirus en el mundo se detectó el 17 de noviembre de 2019 en China, aunque solo fue admitido por el gobierno chino el 8 de diciembre. En Europa, solo a finales de mes de enero de 2020 se empezaron a detectar casos en España, Italia y Francia. Al comienzo la enfermedad fue subestimada y solo a finales del mes de febrero, con el aumento de casos en la región de Lombardía y la ocurrencia del primer muerto, Europa entera se empezó a preocupar. Nuestro viaje a Europa estaba previsto el día 9 de marzo y el día anterior, el gobierno italiano decreto el cierre total de fronteras en Lombardía, con lo que Paola y Giovanni debieron cancelar su viaje. Pese a este inconveniente decidimos continuar con la reunion. A la ausencia de Paola y Giovanni se sumó la de Dora y Joao, a quienes, en sus trabajos en Portugal, les advirtieron que, si viajaban, obligatoriamente entrarían en cuarentena a su regreso. Estando en Paris, se desencadeno una reacción mundial con medidas extremas en cada país, que nos llevaron a cancelar definitivamente la reunión ERI y el encuentro con la SR África Francófona, pues a la velocidad que estaban cambiando las medidas en todo el mundo corríamos el riesgo de vernos enfrentados a un cierre total de fronteras en Francia, a donde retornaríamos en nuestro vuelo de regreso, o en Colombia, como efectivamente ya ocurrió. Fue una decisión muy triste, que fue recibida por nuestros hermanos del ERI Bernadette y Sylvestre y los responsables de la SR África Francófona, Roger y Emilia, con mucha serenidad, pero con un dolor indescriptible.

Hoy el mundo tiene concentrada la atención sobre el desarrollo del Coronavirus y de una u otra manera en todos los lugares del planeta se ha vivido un ciclo similar que pasa por tres etapas comunes, la primera de indiferencia, de subestimación de las consecuencias, de inconciencia de nuestra responsabilidad en el manejo de la situación que de manera gradual, ante las crecientes estadísticas de contagio, muta a una segunda etapa de desconcierto, de miedo, de adopción de medidas de protección, unas válidas y otras sin ningún rigor científico, solo sustentadas en la poca solidez y la tergiversación de las redes sociales, de aislamiento y finalmente un estadio final de impotencia, de conciencia de riesgos con reacciones defensivas de preservación de la salud, y de medidas radicales por parte de los gobiernos que obligatoriamente son acatadas por la población.

Estas medidas finalmente empiezan a mostrar sus efectos en la desaceleración de los contagios, en aquellos lugares que vivieron más tempranamente este flagelo que ya tiene apellido de PANDEMIA que por vez primera no ha hecho distinción de raza, poder económico, geografía, razón por la que preocupa a todo el mundo y se ha vuelto agenda común y universal.

En todo este proceso se ha develado sin matices, la arrogancia de algunos de nuestros gobernantes, afortunadamente no todos, la improvisación y la fragilidad de nuestros sistemas de salud y la necesidad de adoptar medidas universales de cuidado de nuestra casa común, que dejen a un lado las inequidades, las ventajas, y las imposiciones. El equilibrio y la objetividad finalmente empiezan a imponerse sobre los intereses particulares y con una curva de aprendizaje más acelerada por la experiencia ya vivida en los primeros países contagiados, los restantes que estamos en la retaguardia de la afectación, estamos reaccionando con mayor prudencia.

Las redes sociales nos tienen inundados de información, ante la que no siempre tenemos la capacidad de filtrar lo constructivo y edificante y lo destructivo y perjudicial. Sin duda debemos privilegiar la información proveniente de canales oficiales de comunicación y no ser combustible que alimente el fuego devorador del pánico colectivo que conduce al desabastecimiento alimenticio, al colapso de los sistemas de salud, al temor irracional, a la desesperanza.

Nosotros no podemos permitir que la situación tome el control de nuestra vida, sino que nuestra vida tome el control de la situación.

Hoy el coronavirus ha infectado a más de 170.000 personas en el mundo en más de 163 países, de los que se han recuperado un 47% y han muerto un 3.71%.  Las predicciones más optimistas, en este momento plantean que esta pandemia durará por lo menos seis meses más y se podrá estar controlando no antes del mes de junio. En este escenario, en el ámbito del movimiento, nos han empezado a preguntar si el colegio de Varsovia, programado del 27 de Julio al 1 de agosto,  se llevará a cabo o se suspenderá. Aún es prematuro determinarlo. Con el corazón, pensamos que puede ser llevado a cabo, pero la razón nos invita a ser prudentes y no brindar determinaciones conclusivas. Nuestra recomendación es continuar trabajando como si el colegio se fuera llevar a cabo sin comprometer aún recursos de tiquetes aéreos que no puedan tener modificación de itinerario. Los colegios internacionales, son el oxígeno de la animación del movimiento y no podemos apresurarnos a cancelarlo, sin tener todos los elementos para hacerlo. Si el colegio fuera dentro de dos meses, no dudaríamos en hacerlo, pero aún faltan más de 4 meses, tiempo que sin la menor duda nos traerá elementos de juicio con los que hoy día no contamos.

Queridos amigos, en estos momentos de incertidumbre, nosotros, parejas y consiliarios de los Equipos de Nuestra Señora, estamos llamados a ser elementos diferenciales en nuestros entornos, que sin desconocer ni ignorar las medidas oficiales que todos estamos llamados a cumplir, podemos ser agentes de cambio, portadores de esperanza, testimonio de fe y confianza en el Señor.

Hoy nuestros responsables regionales, han hecho llegar un mensaje de esperanza a todos los equipistas de nuestro entorno, que nos ha parecido muy acertado y del que nos permitimos extractar algunas sugerencias, que bien pueden ser aplicadas en el entorno universal del movimiento en sus propias Súper Regiones y Regiones directamente animadas por el ERI :

  1. Mantener la calma, la sensatez, la responsabilidad social y la solidaridad en este momento de crisis mundial.
  2. Invitar a asumir el deber de quedarnos en nuestras casas y salir únicamente en caso de EXTREMA necesidad. Aplica esto para personas de todas las edades, ya que todos somos corresponsables de cuidar a la población más vulnerable y con riesgo de complicaciones severas que pueden, incluso, ocasionar la muerte.
  3. Aprovechar este tiempo de estar en casa, para intensificar la práctica de los Puntos Concretos de Esfuerzo, de manera especial, la oración conyugal y personal, encomendando al mundo entero a la misericordia de Dios e intercediendo por la recuperación de los enfermos, la protección del personal médico y paramédico que atiende esta emergencia y la conversión de los pecadores.
  4. Hacer de manera virtual las reuniones de Sector, de Región, de Súper Región.
  5. Realizar las reuniones de Equipo de manera virtual ya que salir de las casas en este momento es contraproducente, debido a que puede haber personas sin síntomas portadoras del virus y que pueden transmitirlo a otros, empeorando así la situación de salud pública del país.
  6. Suspender todas las actividades agendadas (retiros, encuentros de formación, Inter equipos etc.), en cada uno de los sectores/ciudades hasta nuevo aviso.
  7. A las Parejas Responsables de Súper Región, les recomendamos mantener contacto telefónico o por Skype con las Parejas Responsables de sus regiones y equipos de apoyo, para seguir cumpliendo con la importante misión de ANIMAR, ENLAZAR Y ACOMPAÑAR a sus respectivos Equipos.
  8. Mientras la situación vuelve a la normalidad, promuevan y mantengan la comunicación frecuente entre todos los miembros de cada Equipo (matrimonios y consiliario).
  9. Promuevan iniciativas para que sus responsables regionales o de sector convoquen encuentros virtuales con cada Equipo y/o con todas las Parejas Responsables de Equipo de su Sector, para hacer oración todos juntos (Rosario, coronilla de la misericordia, escucha y meditación de la Palabra etc.). Es decir, mantenernos unidos y en comunión “orando juntos los unos con los otros y los unos por los otros”.
  10. Manifiesten a todas las parejas de sus equipos de apoyo y Provinciales o Regionales, su disposición permanente para atenderlos y apoyarlos en lo que puedan necesitar (consejo, oración, discernimiento, aclarar dudas etc.), a través de video llamadas.
  11. Aprovechen estos días de recogimiento en casa, para hacer un diálogo conyugal, compartir tiempo valioso en familia, disfrutar de la oportunidad de aquietar el cuerpo, la mente y el espíritu, para reflexionar sobre qué es lo verdaderamente importante para nosotros y plantearnos una regla de vida que nos lleve a trascender y a ser merecedores de la vida eterna junto a nuestro Padre.

Queridos amigos, el trabajo del Equipo Responsable Internacional no se detiene. Hemos tenido un tropiezo con la reunion de Lomé, que no dejaremos a un lado y que trataremos de reprogramarla si así lo consideran Roger y Emilia y Bernadette y Silvestre. La reunion de ERI que se canceló, la llevaremos a cabo virtualmente en varias sesiones, la primera de ellas este miércoles, haciendo uso de una herramienta de comunicaciones que se llama Meet de Google. Nuestra reunion será, de acuerdo con el lugar de residencia de cada miembro del ERI así:

Paris – Bergamo : miercoles 17 marzo – 21h00

Lisboa – Lomé : miercoles 17 marzo – 20h00

Rio de Janeiro – Brasilia : miercoles 17 marzo – 17h00

Bogotá : miércoles i 17 marzo – 15h00

Canberra : jueves 18 marzo – 7:00 AM

Les pedimos que cada uno de ustedes nos acompañe en espíritu y oración por los frutos de esta reunion, y que todos juntos no dejemos de redoblar nuestra oración de intercesión de unos por otros, pidiéndole a Nuestra Madre María, con la intercesión del Padre Caffarel, que El Señor misericordioso nos auxilie, nos aliente, nos llene de esperanza y nos salve en estos momentos de crisis.

Que así sea,

Clarita & Edgardo BERNAL | Couple Responsable Interrnational

| ERI – Equipe Responsable International

email:  cr.international@equipes-notre-dame.com

site: equipes-notre-dame.com