¿Quiénes somos?

Version imprimable PDF version Partager sur Twitter Partager sur Facebook
Derrière cette fenêtre, quelqu'un prie pour les hommes. Pourquoi pas vous ?

Confortados con la idea 
de que todo hombre 
está llamado a la intercesión, 
la familia de los intercesores 
invita hoy a sus miembros, 
siguiendo al Padre Caffarel 
a encontrarse en un movimiento de Iglesia, 
para rezar por el matrimonio cristiano y la familia.

Dios espera nuestra oración de intercesión ! 

El Padre Caffarel nos lo recuerda a menudo en sus conferencias:

 

"El cristiano en oración escucha la llamada que Jesús le hace en lo profundo de su alma, la misma que Dios hacía a los justos de la antigua Ley: Hijo mío, dame tu corazón.
Dame tu corazón, tus labios, tu vida, yo quiero, contigo y por ti, adorar al Padre, cantar sus alabanzas, darle gracias por su gran gloria y su amor invencible, continuar mi inmensa intercesión por la humanidad en peligro”
Cartas sobre la oración- 1961

¿Quienes somos hoy?

La familia de los “intercesores” se ha desarrollado con los años. Ha evolucionado en función de las nuevas necesidades y se ha extendido por el mundo entero, guardando su especificidad.
Por la intercesión de sus miembros, asegura hoy una cadena continua de oración, tanto de día como de noche, oración por la que muchos matrimonios aun se encuentran hoy en día unidos en el amor… sin hablar de otras muchas gracias concedidas. 

Oración, ayuno y ofrenda cotidiana de vida son las tres posibilidades que se ofrecen a los intercesores. 

Se crea así una cadena de intercesión gracias al compromiso de los miembros de esta gran familia, cada uno conscientes de su fe, y de su responsabilidad personal. 

Sin conocerse necesariamente, los intercesores se sienten unidos unos a otros por su Carta trimestral, que acompañan a las intenciones personales que les han sido confiadas. Se encuentran a veces en retiros anuales específicos en la casa de Massabielle, donde se les enseña a la oración de intercesión. 

Existe además un equipo de animación internacional, para el servicio de los intercesores animado por un consiliario espiritual.