Estar ahí, Señor cuando la noche llega.

Version imprimable PDF version Partager sur Twitter Partager sur Facebook

Estar ahí, Señor cuando la noche llega.
Estar ahí, como una esperanza:
Tal vez vamos a tocar el borde de tu luz….
Estar ahí, Señor, en la noche, con el fondo de sí
Esta formidable esperanza:
Tal vez vamos a ayudar a un hombre, muy lejano a nosotros, para vivir.
Estar ahí Señor, no teniendo más palabras
Como en el fondo del corazón que ama.
No teniendo ojos más allá de ese punto de fuego
De donde emerge la vida que nos convierte en llamas.
Estar ahí Señor, como un punto tranquilo vuelto hacia Ti.
Estar allá con todos ellos que nos tienen en el corazón.
Y saber que todos nos cruzamos en tu luz
Y ni un solo instante se ha perdido.
Estar ahí Señor,
Calmando nuestra sed en la Fuente que surte indefinidamente
Dios de paz cuya paz no es de este mundo
Dios de una vida que abolirá toda muerte.
Dios compañero que todos los días estás con nosotros
Y entre nosotros.
Quédate con nosotros ahora y por toda la eternidad.

Hermana Myriam, Antigua Priora de la diócesis de Reuilly