Letanías de los Santos Anónimos

Version imprimable PDF version Partager sur Twitter Partager sur Facebook

Santos y santas de Dios que no tenéis una fecha en nuestro calendario, pero que habéis recibido de Dios un lugar eterno, Rogad por nosotros!

Vosotros, humildes trabajadores de la tierra, que habéis acogido los frutos de la Creación, ¡Rogad por nosotros!

Vosotras, mujeres del hogar, cocineras y protectoras de los niños, que día tras días habéis sembrado la ternura, ¡Rogad por nosotros!

Y vosotros, trabajadores en las oficinas oscuras o en la cadena, siempre atentos a los demás, ¡Rogad por nosotros!

Vosotros artistas, y vosotros, la gente del espectáculo, que habéis aportado un poco de la belleza y la alegría de Dios a nuestra tierra ¡Rogad por nosotros! 

Y vosotros que habéis escuchado atentamente toda solicitud y siempre habéis acogido a los desesperados, ¡Rogad por nosotros! 

Vosotros, los sencillos sacerdotes de parroquia y religiosas de convento, que fielmente habéis servido a Dios y habéis dado testimonio de Él, ¡Rogad por nosotros! 

Vosotros, los padres a veces incomprendidos, que con el sudor de vuestra frente habéis trabajador por vuestros hijos, ¡Rogad por nosotros! 

Vosotros, abuelos, que habéis rodeado de ternura a vuestros nietos, después de haber educado a sus padres, ¡Rogad por nosotros! 

Vosotros, educadores, que habéis querido comunicar vuestra fe y vuestra esperanza, que habéis velado por los jóvenes de nuestra humanidad, ¡Rogad por nosotros! 

Y vosotros, los niños muertos muy jóvenes, que habéis iluminado la tierra con vuestra infancia y ofrecido vuestras voces juveniles, vosotros que habéis suscitado tantas lágrimas de amor, ¡Rogad por nosotros! 

Vosotros, misioneros que partisteis a llevar el Evangelio hasta el fin del mundo ¡Rogad por nosotros! 

Vosotros, apóstoles de nuestros campos y ciudades, después de haber recorrido rutas y caminos para invitar a la conversión, ¡Rogad por nosotros! 

Vosotros, cuyos nombres no estarán inscritos nunca en una tumba, anónimos de fosas comunes y guerras despiadadas ¡Rogad por nosotros!

Y vosotros que habéis conocido la gloria humana, pero habéis permanecido siempre pobres de corazón ¡Rogad por nosotros! 

Vosotros todos, santos y santas hijos bienaventurados de Dios, haced llegar nuestra alabanza hasta el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. 

Amen

Padre Charles Delhez