Palabras para el Adviento

Version imprimable PDF version Partager sur Twitter Partager sur Facebook

Para los creyentes en Jesús, el Cristo, el año no comienza el 1° de enero ni termina el 31 de diciembre. Nosotros comenzamos la celebración del año a partir de la preparación a la Navidad, fiesta del Nacimiento de Jesús. Ese tiempo de preparación comienza cuatro domingos antes del 25 de diciembre y lo llamamos Adviento. La palabra adviento viene del latín ad-venio que significa “venir, llegar”.

Durante esas semanas, con la Palabra, con la meditación, con la liturgia y otros signos, vamos caminando en un proceso que nos conduce a actualizar la presencia del Mesías Salvador que vino a nosotros en la tierra de Palestina hace 20 siglos.

La Iglesia quiere acompañar a sus hijos en este tiempo mediante algunos signos que nos acercan a la vivencia del Misterio de la Encarnación. La Liturgia es un vehículo privilegiado para comprender y vivir lo que celebramos. La Palabra de Dios en las celebraciones eucarísticas de estos días, es de una gran belleza y muy rica en significados. Se utiliza el color morado en los ornamentos como señal de preparación y signo penitencial. Es tiempo de austeridad. Tenemos también la corona de Adviento, de follaje verde, que nos habla de esperanza y vida; y sus cuatro luces nos recuerdan que preparamos la venida de Jesús, Luz del Mundo.

El Adviento, en su austeridad, es un tiempo de esperanza y alegría y los himnos y oraciones nos abren el horizonte de la acogida al Señor que viene.

Dispongamos nuestros corazones para vivir y celebrar en nuestras comunidades y familias un tiempo tan hermoso y tan lleno de significado.

¡Un feliz Adviento para TODOS!

Ricardo Londoño Domínguez

Consiliario espiritual